BIENVENIDO

Para el que cayó aca de rebote, por esas cosas que solo Google puede explicar...
NO, lamentablemente aca no encontrara fotos de mujeres de mas de 120kg en poses sugestivas, lo lamentamos, siga buscando y le aseguro que llegara a buen puerto.
Amor de gorda es un equipo de fútbol 9 que milita en el fútbol grande de la Republica Social-Peronista Argentina.

"Verte feliz, no es nada,
es solo un rocanrol del país.
Verte feliz, no es nada,
es todo lo que hacemos por tí."

sábado, 28 de junio de 2008

"Rara vez esta vida tiene sentido, Amor" (PARTE II)

ATENCIÓN SR. LECTOR:
Esto viene de la PARTE I.
No prosiga si no leyó la PARTE I

Dijo Salvador: “Amor de gorda es de esas páginas eclécticas y excéntricas que no apuestan ni intentan nada, pero que les resulta todo.”
Dijo el Gordo: “Estoy tratando de recuperarme de la locura que genera la última actualización de Amor de Gorda”
Dijo Catalina Dlugi: "Yo no la entendi"

Sensacional estreno en las mejores salas del país.
si te parece muy largo no lo leas ni comuniques que te parecio muy largo, nos tiene sin cuidado

Frecuencia Modulada.
PARTE II (Comentarios de Aldo, Nano y el Gordo)
Si en la música que escuchas ya no hay vida, si la letra ya no tiene inspiración. Si aunque aumentes el volumen ya no hay fuerza. Son los tiempos que están huecos de emoción.

Escenas del capitulo anterior:
- “Otra vez esas voces en mi cabeza” Pensó Lepra y ya sin fuerzas para escapar del mal viaje se dejo caer en el delirio. Los demás solo pudieron ver como se desplomaba en el suelo.

- ¡Uh loco! ¡Se desmayó Lepra! – Dijo Beto interrumpiendo su discurso.
...

Mientras todos atendían a Lepra, Aldo mirando al horizonte, ajeno a la situación que se desarrollaba a su alrededor comenzó:
- “Amor de gooorda, y vamo’ amor de goooorda, y vamo’ amor de gooorda…” Ojala pudiera describir el sentimiento que profesaba la gente, hace casi un año, cuando en casa se cantaba este himno. Los jugadores y la hinchada, amontonados en la cocina, saltando, Beto repartiendo paco, algunos subidos a los bancos y todos cantando con emoción. Como describía mi amigo Pantufla en alguno de sus textos: aquella noche donde casi 30 voces se unieron en un batallante, bárbaro y germánico “Amor de Gorda y dale amor de gorda y dale amor de gorda y dale amor de gorda”, tan espontáneo como la combustión espontánea y tan conmovedor como un bebe eructando o desgraciandose. Un grito de guerra, musicalizado por gargantas gastadas y miradas derramando lagrimas de alegría y etílicos elixires que en el marco festivo y agitado querían unirse a la algarabía obesa, escapándose de los limites del vaso y besando, refrescando y rodeando con orgullo las manos que se agitaban, a la usanza peronista, acompañando el compás de la derrota eterna, cíclica y monumental
Ahora, ya hace poco más de un año se fundó la escuadra obesa y en poco tiempo se convirtió en una institución del fútbol argentino. Más allá del aspecto futbolístico Amor de Gorda instauró una nueva filosofía en el torneo de Ocampo. Filosofía que tal vez no sea nada nueva, como nos recuerda seguido Pantufla, pero muchas veces pareciera que no la conociésemos
“Lección 1: No perder de vista la derrota” Uno de los primeros artículos que nos explicaba de que se trataba AMDG. Para algunos tal vez es mediocridad, pero no es así. Amor de gorda no va a decir que no le gusta ganar, por que no es así, ¿a quién no le gusta ganar? La diferencia está en desvivirse por ganar, en dejar que esa zanahoria de la segunda lección del manual no nos permita ver más que la victoria y no sepamos disfrutar sin ella. Esta forma de pensar nos invita a saber convivir con la derrota, a saber disfrutar con ella y disfrutar más el gustito de la victoria. Y repito, no es mediocridad, es simplemente amor de gorda.

- ¿A quien le habla Aldo Che? – Dijo Pato mientras se servía un vaso. Ya habían dejado de atender a Lepra que mostraba señales de vida y se acomodaba en el sillón.

- No sé. Aldo siempre tiene la posta, además captura la escencia del pensamiento gordista – sentenció Pantufla mientras le extendía nuevamente el vaso a Pato que cada vez servía con más espuma.

- Aldo es un boludo – Dijo Beto mientras empinaba el vaso y también se lo acercaba a Pato

- Volviendo al tema principal, el cumpleaños - continuo Aldo, ajeno a todo - creo que las gordas deberían organizar una fiesta para celebrar el aniversario. Con todas las personalidades que alguna vez formaron parte de institución: con Lepra y su magia, con Gladys y sus pastafloras, con Beto y la frula, con Sigota y sus amigas/os de sexualidad dudosa, con Pantufla y todas las demás personas que alguna vez tuvieron algo que ver con este equipo.
El tiempo es tirano mis queridos amigos, entre crónicas, anónimos y Gladys, zanahorias, derrotas y ferro, Lepra, el Indio y una frazada de esquimal, la jungla, Tito, los abuelos de la nada y rachel, me calzo la Pantufla y me despido repitiendo sabías palabras de Rodolfito: “si un corazón triste pudo ver la luz / si hice mas liviano el peso de tu cruz / nada más me importa en esta vida, uh / chau, hasta mañana”

- Lo terminó como si estuviese en un programa de radio, esta completamente abstraído, fuera de si… – Dijo Pantufla sorprendido por el cierre que su amigo le había dado al comentario.

- No podemos decir que la estamos pasando mal ¿no? – Dijo Pato

- Eh?! – Pregunto Aldo saliendo del trance discursivo en el que estaba.

- Señora no se enoje… – Explico Pantufla

- A rodar mi vida… - Aclaró Pato
El ruido de una puerta corrediza hizo que todos miraran hacia el balcón
- A virar Aldo – Dijo Nano que hasta entonces había permanecido en el balcón

- Vamos a Virar Aldo, A virar Aldo, Vamos a Virar Aldo, Mi heroe es, el marinero aldo, que timonea, como un gran campeon…- Cantaron todos.
El timbre sonó interrumpiendo la canción.
- ¿Que hora es? – Pregunto Pato

- Las 3 de la mañana – Dijo Pantufla mirando el reloj y caminando hacia el portero inalámbrico.

- ¿Quién es el boludo que llega a esta hora? – Dijo Pato mientras sacaba otra cerveza de la heladera
Pantufla levanto el portero eléctrico
- Flaco deja de plantearte el porque sos o el porque somos o el porque de ser sin querer ser, abrime la puerta y saludame – Chilló una voz electrica en el tubo que Pantufla sostenía en su mano

- Es el Gordo Gandara– Dijo Pantufla con el tubo en la mano – Aldo , te toca bajar…

- Pero… ya ba…

- Aldo, te toca bajar, no rompas los huevos – Grito Sigota desde el sillón en el que había permanecido aletargado durante toda la noche.
Mientras Aldo se retiraba para bajar a abrirle al recién llegado, Nano se dirigió a la audiencia diciendo:
- Cierto orden impuesto desde antes de que nosotros seamos una ráfaga de amor, nos condicionaban a entender las cosas en márgenes temporo espaciales. Digamos, un año ha pasado. Pero eso es lo de menos. Es nuestra historia, y que no se pierda (ahi jugamos con ventaja, pantufla). El presente se direcciona y desde una cúpula nos advierten de que algo esta cambiando. El viento del sur ya no es el mismo, el frió se perdió en los cometas y hemos evolucionado en impermeables, a lo chapulin colorado en un barril de casi cuatro kilometros de alto y varios metros de ancho, ancho, ancho...y ahí estamos aguantando el dolor de esas heridas que las crudas del lobo nos supo mostrar. Las nubes del cielo eran humo en la noche, pero ahora que somos más, los fantasmas se quedaron cortos. Con el filo del amor y el escudo de quienes cuidan aquello que yo cuido de ellos, forjamos una ficción que fue transformando poco a poco la realidad y se curtió en sus pies. Amor de Gorda esta siendo por aquellos que lo han cuidado, mimado y regado desde las pequeñas cosas hasta lo más eterno e infinito, ahi donde uno pierde los grados de la noción, y el orden impuesto. Y ya estamos pisando en los proyectos de una nueva fantasía, de eso que esta por venir y que tanto brillo contagia en nuestras almas, por mas feos que seamos. Espero todo esto con ustedes, con amor y con la chispa del ayer que encenderá las ruinas de este infierno en el séptimo día, que empiece el partido. Fútbol y amor para todos, con cariño…
El ascensor aterrizó con estruendo y las miradas se dirigieron a la puerta principal. De un golpe se abrió y entro el Gordo Gandara a los saltos, vestido de traje y corbata, y con una cráneo de vaca en su mano izquierda
- Lleguuuueeeeeeeeeeeeeeeeeee!!! Weeeee, ¡¡Bardo!! – Gritó. Y enseguida salio de la euforia de su entrada frenética y su rostro adquirió una expresión de profunda seriedad - Ser o no ser, he aquí el dilema…- declamó teatralmente, dirigiéndose al cráneo de Vaca. Se produjo un profundo silencio…- Ser o no ser - repitió el Gordo, estaba vez mirando a un horizonte imaginario. Hubo una pausa prolongada y de pronto el rostro de nuestro compañero mutó en una expresión risueña, agitó la mandíbula de la vaca durante exactamente 30 segundos, mientras exclamaba “Ñaca, Ñaca, Ñaca, Ñaca” y paseaba entre la gente que lo observaba, llegado al segundo 31 se desplomó en el suelo sin más.
Con movimientos eximios de mandíbula, el cráneo hurgó el bolsillo derecho de nuestro amigo y extrajo de el un paquete de cigarrillos, luego bordeo el cuerpo y con semejante habilidad extrajo del izquierdo un encendedor, se puso de cara al público y dirigiéndose a Pato le dijo:
- Me haces el favor de darle rosca hermano, como veras, no tengo brazos así que no puedo prenderlo – Pato le encendió el cigarrillo de la calavera

- Gracias – dijo la calavera - Día de mierda eh. – Dijo señalando con la cabeza el balcón – Terrible, Terrible ¿Qué queres que te diga? vos viste como es esto… - y luego de un fuerte suspiro y mientras deslizaba el cigarrillo a un costado de su boca, empezó- Desde los mas profundos rincones del centro más bizarro de la republica argentina, atrincherado tras una mesa con tantos papeles que tras un accidental cigarrillo mal apagado podrían generar más humos que los que el delta del Paraná nos regala, me hago presente para expresar mi admiración por Amor de Gorda. – Mientras hablaba el humo salía por todos los huecos de su cráneo: por abajo, por los ojos, por atrás, étc y lo iba cubriendo de una nube espesa – Amor de Gorda – continuo - ese inexplicable sentimiento que nace en el fondo de nuestras vísceras llevando una lagrima a pedirle permiso de salida a nuestro ojos. Esa sensación que lleva a nuestra mente a deleitarnos con un monologo de ideas relacionadas directamente a nuestra historia, nuestro pasado, Amor de Gorda, esbozamos una sonrisa –la calavera entonaba con mucha emoción estas palabras, si hubiese tenido labios la actuación hubiese sido mucho más viva, de todas maneras una nube de humo la cubría, por lo que el auditorio no prestaba atención a los gestos y se hallaba hipnotizado por las palabras que salían de esa bola de humo grisáceo que bailaba a la altura de los pies a un costado del cuerpo Máximo Gandara – Mientras tanto – siguió diciendo- ojeamos nuestro alrededor para asegurarnos que ningún ser maquiavélico del centro de Bs. As, haya logrado vislumbrar nuestra alegría ante tanto amor. Amor que es mal visto por la sociedad capitalista y sus magistrados como Giordano o Alan Faena. Ese amor que por tener unos kilos de más es discriminado por nuestro pueblo. Pueblo absorbido por el capitalismo consumista incoherente. Y mientras tanto Amor de Gorda sigue esbozando sonrisas y despidiendo lágrimas en las esquinas más obscuras del país. Y ojala lo entiendan; Amor de Gorda es simplemente Amor de Gorda.
La calavera terminó su monologo, el humo subió lentamente hacia el techo y fue a unirse en el camino con la nube que se había alojado en la habitación a lo largo de toda la noche. Una vez disipada la nube que lo cubría pudo verse perfectamente el cráneo de vaca, estático, inmóvil, caído sobre un costado a metros del futuro abogado y oficinista. Los espectadores quedaron, pues eran espectadores, a la expectativa. La escena no variaba. Cuando parecía que ese había sido el fin, el gordo se levantó de un salto, sonriendo grotescamente y esperando un aplauso generalizado. Quedo en pose de popstar cuando termina su coreografía. El público observaba atónito.
Espero unos minutos forzando su estatismo de estrella de pop, hasta que finalmente invadido por una angustiosa sensación de fracaso salio de su pose y preguntó:

- ¿¡Qué!? ¿No les gusto?.. No me pueden decir que no estuvo buenísimo, lo estuve practicando toda la semana en el baño del laburo.

- Gordo ¿¡Que fue eso!? – pregunto Sigota saliendo de su estupor

- ¿¡Qué!? ¿No les conte? Soy sonámbulo-ventrílocuo… hablo a través de objetos mientras estoy dormido.

- Me gusto eso… - Dijo Pantufla que parecía haberse quedado detenido unos renglones más arriba que el resto.

- ¿El truco? – Pregunto el Gordo emocionado.

- No no, el remate… Y ojala lo entiendan; Amor de Gorda es simplemente Amor de Gorda. Me encanto… Ojala que lo entiendan. El titulo de la actualización, la foto que la acompaña, los hechos que la quiebran…
Lepra intentó prestar atención a la reflexión de Pantufla pero poco a poco fue cayendo en un adormecimiento provocado por la musicalidad y la melodía que parecían estar formando las palabras que el orador utilizaba… ideas inconexas empezaron a surcar su mente, alguien movió la perilla del dial y un circo instaló en el descampado de su imaginación una carpa que en seguida colmo de ruidos su mente dando inició a una función decadente…
- Malísimo ¿Quién te vendió esto? No pega ni con moco. El filo de un hilo imperceptible conduce la idea y aprieta las extremidades de la marioneta. Aunque, si lo pensará, el hecho de que la experiencia carezca de la euforia o el vértigo de la anterior no la convierte en una pésima experiencia. He repasado varias veces lo sucedido y no logro conformarme con el resultado. El hecho de haber sentido, presenciado o conocido algo, lo que se suele definir como experiencia, es rico en si mismo, más allá del sentimiento. No encuentro una alegoría o una metáfora clara. “En nuestros locos intentos, renunciamos a lo que somos por lo que esperamos ser” dijo Shakespeare. Es todo una gran frecuencia modulada. Y la marioneta esta convencida de que ha aprendido a bailar. La descarga eléctrica es suficiente para que los hilos nos mantengan adormecidos. La calavera modula y se esconde detrás del humo. Creo que es de las peores cosas escritas en mucho tiempo…
Un coro de payasos discutían sobre lo que acababa de pasar pero Lepra ya no podía distinguir quien era el hippie ignorante, quien era el letrado, quien era la vieja, quien el profesor, quien era Fede y quien era Pantufla. Las voces se cruzaban en su mente y cada una cinchaba para acredetirse el párrafo final. El resultado era evidente. Lepra, se acomodaba mentalmente en su estado de hipnosis y adormecimiento, el Gordo Gandara se fue a sentar silenciosamente en la mesa junto al resto de los comensales, la calavera quedo tirada a un costado de la sala. Un hipnótico “Ojala que lo entiendan” llevó la voz cantante hasta que finalmente se fue a mezclar entre el humo. De esta manera y sin ningún suceso singular que indujera a pensar en una nueva transmisión el salón quedo sumido en un profundo silencio.

To be continued…

3 comentarios:

Sigota dijo...

Las confabulaciones eran ciertas. La marea de la incertidumbre se agita y el hecho inminente atemoriza a aquel que lo conoce.

¿Será cierto?

¿Resucitará entre los muertos?

nano dijo...

EN LA COLA DEL NEGRO MAS GUAPO DE BAR, SALIO UN MONITO TRAVIESO Y CON GANAS DE JUGAR. AL CABO DE UNOS MINUTOS NO ENTENDIO NADA, SE APAGARON LAS LUCES Y SE PUSO A PENSAR. DONDE ESTAN LAS GORDAS QUE TANTO ME AGRADAN? SE PREGUNTABA EL MONITO SIN PARAR.

"..Amor de Gorda y dale amor de gorda y dale amor de gorda y dale amor de gorda...”

dedicado a la delicadeza de beto.
bye bye boys

Sigota dijo...

¿Qué onda? ¿Quiénes somos?

Clavate una posible formación Fede, un esquema, tácticas del Doctor y demás.

Tenemos arquero fijo, que es el amigo de Pato, que se pase y se presente acá che.

El Gordo Arce no juega, no? Hay que ver qué hacer con la defensa. Beto anda ELÉCTRICO, UNA FIERA.

Patito Markkiona, 5 nato.

La "paja" Lepra, armando la ofensiva, junto con nano, el buacho y Pantufla.

La pantera galindez por las bandas, de quién me olvido?

Pantufla recomienda leer Amor de Gorda ebrio.
Si tomaste, no manejes, lee Amor de Gorda